Logo de la Associació Catalana per a la Integració del Cec (abre en nueva página)

Secciones

La ACIC presenta públicamente el manifiesto y las mociones aprobadas por Ayuntamientos de todo el Estado en demanda del voto accesible en las municipales, y denuncia el retroceso en el derecho conseguido, porque apesar de ello, no se garantizará el 22 de Mayo.

19/05/2011

La ACIC denuncia el paso atrás dado en la garantía del derecho de voto secreto para las personas ciegas, y presenta en la sede del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña ante la prensa, el manifiesto firmado por más de 80 entidades de toda índole, y por 1341 personas particulares, y las mociones aprobadas en Ayuntamientos y diputaciones de todo el estado en demanda de la garantía de este derecho.



En el acto, Han intervenido además de los portavoces de ACIC, representantes del Colegio de Abogados de Barcelona y del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña como firmantes del Manifiesto.



La representante del Instituto de Derechos Humanos, Carme Hernández, ha iniciado la rueda de prensa haciendo hincapié en que el Instituto “da apoyo a iniciativas como esta, en la que se denuncia que se vulneran derechos fundamentales”.



En el mismo sentido, Esther Cánovas, Diputada de la Junta del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, ha matizado que “no puede ser que en el siglo XXI no se garanticen estos derechos constitucionales”.



El presidente de ACIC, José Angel Carrey ha hecho un repaso histórico desde el inicio de la reivindicación. Ha explicado que hasta la reforma de la ley electoral, los invidentes votaban auxiliados de una persona de confianza.

Que tras la reforma de la ley y la regulación del procedimiento por el Real Decreto 1612/2007, para todos los comicios excepto las elecciones municipales, el sistema funcionado correctamente, y ha sido bien valorado por los responsables políticos y por la Comisión Braille Española.

Finalmente ha afirmado que la situación actual es de retroceso en la garantía del derecho en las elecciones locales por culpa de la falta de voluntad política del Gobierno que tras cuatro años no ha regulado el procedimiento, circunstancia que sitúa denuevo el próximo Domingo a las personas ciegas ante la discriminación de tener que acudir a las urnas acompañadas de una persona de su confianza para votar en lugar de hacerlo de forma secreta y autónoma, como así ha ocurrido en los últimos comicios estatales y autonómicos.

Carrey informó que la ACIC, se ha dirigido en varias ocasiones al Gobierno y a la Junta Electoral Central, pidiendo la regulación del procedimiento de voto secreto en las municipales.

Indica que el Ministerio, remitió en Enero respuesta escrita, indicando la intención del Ejecutivo de no regularlo, por su complejidad.

Añade que aún están a la espera de respuesta por parte de la Junta Electoral Central. Ante esta situación explica Carrey, la ACIC, intensifica su movilización, y lanza el manifiesto y las mociones que hoy se presentan, y finalmente en Marzo, el Congreso aprueba una Proposición no de Ley a instancia de CIU, que compromete al Gobierno a realizar una prueba piloto en las municipales.



Joan Heras, ha declarado que “a pesar de que pueda haber pruebas piloto el día 22 de mayo, es evidente que no se han estudiado alternativas desde que se aprobó la reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General en el sentido de obligar al gobierno a regular un procedimiento de voto accesible para las personas ciegas. Si finalmente se hacen las pruebas, habrá que valorarlo positivamente, y confiamos en que funcionen bien y que a partir del 23 de Mayo, se trabaje para implantar un procedimiento de voto accesible en las siguientes elecciones municipales, pero el hecho de reaccionar con dos meses de antelación a las elecciones ha hecho que el derecho fundamental se vulnere nuevamente”.

Heras también ha lamentado que el Ministerio del Interior “no nos haya dado detalles sobre cómo será esta prueba piloto y no haya dejado que la ACIC, como entidad promotora de esta reivindicación, pueda opinar e implicarse en encontrar una solución para el futuro. Afirma que la complejidad no es excusa para no regular un procedimiento, y no entiende por qué no se ha estudiado más profunda y seriamente la aplicación del procedimiento vigente en braille, que ha demostrado su validez y eficacia, siendo más económico y viable, dado que es a solicitud.



Al final del acto se ha leído el manifiesto, y agradecido a las entidades y particulares que lo han firmado, y a los Ayuntamientos que han aprobado mociones a favor de la causa.



Más información en la .







[Volver a la página anterior]